Páginas vistas en total

martes, 26 de noviembre de 2013

LA MUJER FUERTE

25 de Noviembre: Día Internacional contra la Violencia de Género.

Entiéndase este poema -que escribí hace tiempo-, como un reconocimiento a la mujer que, trabaje o no fuera del hogar, vigila la marcha de su casa, y además de poner flores en las jarras y limpiar -de vez en cuando- las telarañas, quien vive con ella reconoce su valía… y la ensalza.

                 
 “La mujer fuerte,
¿quién la hallará?
Vale mucho más que las perlas.

Camina bajo la lluvia.

Casi nunca despacio.

Olvidando las hieles del salario.
Planta una viña con el fruto de sus manos.

Y duda
de si ha echado la sal en lo guisado.
Sus manos hacen las labores con agrado.
Ya puso flores en todas las jarras.
Ayer fueron rosas, mañana serán calas.
Todavía de noche se levanta.
Algún día ha de limpiar las telarañas.
Y vigila la marcha de su casa.

Bajo la lluvia camina.
Alguna vez despacio.
Soñando las mieles del salario.
Y sonríe ante el porvenir.

Y así como el aire que mece los mimbres,

se mecen su risa y su llanto.
Sus hijos la aclaman bienaventurada.
A menudo el hogar, dulce hogar,
en ella empieza y acaba.
Y su marido la ensalza."

(Proverbios, 31)

sábado, 23 de noviembre de 2013

SEGUIR SOÑANDO

Aún recuerdo aquel día. 

Sonaba el móvil casi a la vez que el timbre del cambio de clase. 

"La editora de Bruño quiere hablar contigo", me dijo una voz. El corazón se me puso en la garganta.

Hacía tiempo que había enviado mis cuentos a varias editoriales. Algunas me habían contestado, y no me quedaban ya muchas expectativas.

"Nos ha gustado mucho La Eñe que perdió el moño, el que te han premiado en Santander. Tenemos un proyecto con letras, escribe varios cuentos con algunas como protagonistas y nos los envías. Luego ya veremos".

Ilustrado por la genial Mª Luisa Torcida, Las divertidas aventuras de las letras se publicó en 2010. Ya va por la quinta edición. Se han editado en torno al libro cuadernillos de actividades para todas las letras, un libro-puzle y este mismo año Las divertidas aventuras de los números. Estos libros me han permitido hacer numerosas actividades en librerías, colegios, encuentros de ilustración infantil… y he tenido el privilegio de estar en la Feria del Libro de Madrid.

Pero lo mejor, sin duda, y siempre, es el contacto directo con las personitas a las que van dirigidos estos cuentos. Lo bien que me lo he pasado con tantos niños y niñas que se han estrujado la cabeza para pensar palabras, que luego han sacado de la nariz o han leído en la raíz de un pelo de su cabeza…

Anteriormente a que todo esto ocurriera, en el año 2009, ya había presentado mi primer libro infantil con la Asociación Cultural Norbanova de Cáceres: Luna, lunera, ¡quién alcanzarte pudiera! Bellamente ilustrado por Deli Cornejo, las aventuras que hemos vivido después de su publicación han sido muchas e intensas. Hemos recorrido colegios, ferias del libro, librerías, en fin, foros en los que también los niños han sido los protagonistas de las actividades que les hemos propuesto.

Animadas por el éxito y por todo lo que habíamos disfrutado con Luna, lunera… nos embarcamos en una nueva aventura, esta vez profusamente ilustrada, una historia gastronómica con una cocinera muy peculiar empeñada en que nos alimentemos bien. 

Las sabrosas aventuras de Pringosona Rodríguez se publicaron en 2012 y fueron precedidas por el curioso recetario de la mismísima cocinera, recogido en un pequeño volumen titulado Gastronomía de la imaginación. Recetario imposible de Pringosona Rodríguez. Algunas de las locas recetas que están escritas en este librito se las inventaron mis hijos. El mayor me dio la idea de este "Guiso para lobos":

"Un viajero que venía del País de los Cuentos de Hadas, le contó a Pringosona lo que hacían los lobos cuando tenían mucha hambre.
Como no conseguían comerse a ninguna Caperucita de carne y hueso, cogían varios cuentos y elegían una ilustración en la que hubieran dibujado a la niña muy rolliza y con los mofletes colorados.
Entonces recortaban el dibujo, lo pinchaban en un palo, lo ponían sobre las brasas y cuando el papel se había quemado, se chupaban el palo.
Pobres lobos hambrientos…

A veces, cuando no encontraban más que caperucitas finas y delgadas, se comían a las abuelas, que siempre estaban gorditas, aunque su carne no fuera tan tierna."

El pasado jueves, Deli y yo estuvimos en la Librería Cervantes de Cáceres.

Acogidos por la amabilidad de Ana y Vicente, recibimos a los maestros de los colegios de Cáceres para enseñarles nuestros libros y explicarles nuestro proyecto de fomento de la lectura entre los más pequeños.

En mi cabeza siguen bullendo las palabras. Buscan un hueco para salir entrelazadas en nuevos proyectos que me ilusionan, a una mano, a dos, con dibujos o sin ellos.

Gracias a las personas que me han animado siempre y a las que me siguen animando, creo que irán saliendo poco a poco.

Ya no tengo prisa.

Ahora sé que los sueños que se persiguen con tesón se pueden hacer realidad.

Creo que soy muy afortunada.


Las divertidas aventuras de las letras, 2010
 "La C cuentacuentos" en Las divertidas aventuras de las letras
 Presentación de Las divertidas aventuras de las letras la Feria del Libro de Cáceres 2011
 En la Feria del Libro de Madrid 2013
 Las divertidas aventuras de los números, 2013
 En el colegio "Virgen de la Soledad" de Torreorgaz,   2011
 En el colegio "Cervantes" de Cáceres, 2011
 Presentación de Las sabrosas aventuras de Pringosona Rodríguez en la Biblioteca de Cáceres, 2012.
 Actividad en Librería Hydria de Salamanca, 2012
 Pringosona Rodríguez nos acompañó en Hydria, 2012
 En la Biblioteca Pública de Navalmoral de la Mata, 2013
Ginés (Bienvenido Sebastián) y Carmen (Pringosona Rodríguez) animaron la presentación en la Feria del Libro de Cáceres, 2013 
Los amores de Bienvenido Sebastián y Pringosona por Deli Cornejo, 2012






















Qué bonita mi casa en la luna...

viernes, 1 de noviembre de 2013

NO QUISIERA DEJAR PASAR LA VIDA


Intentando poner en orden el montón de papeles y cuadernos que acumulo desde hace años, encontré un poema escrito a lápiz, fechado el 5 de mayo de 2001.

No me acordaba que hubo un tiempo en que escribía poesía más a menudo.

Me pregunto qué pensaba por aquel entonces, por qué surgieron estas palabras, qué sentía en esos momentos... sin duda, lo que escribo siempre ha sido reflejo de mi estado de ánimo.

"No quisiera dejar pasar la vida"... es la frase que más me llama la atención.


"En las llanuras que se extienden
más allá del nublado de mis ojos,
donde los árboles perdieron la batalla
-y las sombras del suelo
son las nubes del cielo-,
me dejo envolver por las olas
que el viento
voluminoso
y exagerado
arranca a las entrañas de la tierra.

No quisiera dejar pasar la vida
sin sentir en un instante el orbe
bajo mis pies,
palpar sobre mi cabeza
el soplo extenso del aire
y comprender que el horizonte
no es una simple línea que se traza
con la mirada al infinito
sino la unión íntima
de multitud de puntos
en el confín mismo de la existencia.

Si algún día me salgo del sendero
y me extravío
                                   pensando
que transito caminos más suaves
y olvido el frío que me helaba los dedos
y el sol que hacía brotar mis sudores,
cogedme al vuelo y devolvedme
a la eterna soledad de las llanuras
que yo sabré respirar la tierra
caliente
                                   y reseca
y redimir sin lágrimas mi osadía”.


"Horizonte alado" de Cristina Moreno de Acevedo