Páginas vistas en total

lunes, 23 de marzo de 2015

FLORES DE LOS CAMINOS

Hace frío. Sopla de nuevo el viento del Norte.

La lluvia de los últimos días ha marcado el inicio de la floración de muchas especies que aguardaban el momento oportuno, agazapadas bajo el reseco suelo, para alzarse sobre la tierra y comenzar una vida efímera.


De siempre me han gustado las flores de los caminos.


Las rosadas silenes, el blanco rayado de los rábanos silvestres, los elegantes cladantos, las campanillas tocando al son del viento…




Silene


“Me quedé esperando
sentada a la vera del camino,
observando las campanitas
que alguien dijo
que repiquetean
con el viento,
tozudo en el empeño

de soplarte los pasos.”




El diente de león a ras de hierba, el lirio o patita de burro


Lirio

Los alfilerillos de pastorcuyos frutos permanecen unidos al estilo mediante filamentos delgados y helicoidales, entrelazados como se entrelazan los fenómenos de la naturaleza o muchas estructuras de los seres vivos. Es curioso observar cómo se van doblando en espiral a medida que pierden humedad y se secan.



“Como el caracol en la brizna,
el zarcillo en la rama
y el tornado en la nada.
Entretejida en espirales
quedará el alma entrelazada.”


Las vicias, trifolios y medicagos en sus distintas especies, el lamio púrpura y la leche de pájaro, los matacandiles y las guitarritas, los candilitos y las fumarias, la bolsa de pastor y los murajes.






Correhuelas, escabiosas, tolpis, malvas, achicorias, milenramas...



"Vuelvo por el sendero
por el que transitabas,
a oler los pinos,
a oír los trinos entre las ramas,
a contar flores de milenrama.”


El manto púrpura de las viboreras.

Viborera


De siempre me han gustado los nombres de las flores de los caminos…

Pan y quesito...







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar algo, escríbelo aquí. ¡Gracias!